Te has levantado hoy y has decidido que irías a visitar la página de Google para contemplar lo bonita que era. Y después, has visitado otras tantas páginas web por que es algo emocionante… ¿No…? ¡Ni tú, ni nadie! Vamos a visitar la página de Google porque nos permite encontrar información. Y lo hace muy bien. No tenemos ni idea de quiénes son, dónde encontrarlos, quiénes son sus clientes… ni nos importa. Vamos a solucionar nuestros problemas y confiamos en ellos ciegamente.

¿Has pensado a qué viene la gente a tu web? ¿Crees que tu página ofrece lo que busca la gente que te visita? ¿Crees que los contenidos cumplen sus expectativas…?

Sin duda alguna, la parte más importante de una web es la página de aterrizaje. Puede ser la página home pero no tiene por qué. Los usuarios que llegan a nuestro sitio, lo hacen en busca de algo y hemos de ser capaces de darle ese algo de forma fácil.

El usuario se ha convertido en el centro de cualquier planteamiento de comunicación online y por ello, a la hora de plantear nuestra web hemos de poner en el centro a las personas que vienen a visitarnos y sus necesidades y problemáticas. La Arquitectura de la Información de un sitio web pone en el centro al usuario y desarrolla los medios necesarios para que pueda cumplir sus objetivos.